El Fuero de Sabiote. Siglo XIII

PRIMERAS PÁGINAS DEL FUERO.
EL FUERO DE SABIOTE
(Notas para su estudio)
Antonio RODRÍGUEZ ARANDA.

El Fuero de Sabiote es un antiguo código de suma importancia, tanto para la historia local, como para la del Derecho español en general.

El presente trabajo hecho sobre el mismo sólo supone un deseo de vulgarizarlo, de dar a conocer una obra jurídica del siglo XIII entre los lectores de «La Puerta de la Villa». Para ello, además del propio Fuero, hemos utilizado:
– La transcripción del castellano antiguo al actual, hecha en el año 1952 por el profesor don Juan Manuel Moreno García, con la colaboración del cronista local don Ginés Torres Navarrete .(No publicado).
– La tesis doctoral que, bajo el título «El Fuero de Sabiote», hizo don Juan
Muñoz-Cobo. (No publicada).
– La Memoria de Licenciatura del profesor don Pedro A. Porras Arboledas, publicada en «Cuadernos de Historia del Derecho», número 1 de 1994, Editorial
Complutense. Madrid.
La Puerta de la Villa Nº 7 Continuar leyendo «El Fuero de Sabiote. Siglo XIII»

COSAS DE LA MILI

El eterno anecdotario tan típico y adherido a nuestros mayores, y a nosotros mismos, como las naranjas a la exportación española. Por los años ochenta era, cuando una vez más y, atenazado por el dolor de la morriña, decidí bajar a Sabiote, la patria de mi niñez y adolescencia, mi única patria, y lo hice porque por aquí, por el Altoaragón, ni entonces ni ahora, nunca ha habido UCIs especializadas en los COVID del alma, tan destructivos.
Así lo he venido haciendo desde que la vida me castigó exiliándome al acabar la carrera. De forma que cuando ya no puedo soportar más el desorden de la lejanía y la vida, bajo un fin de semana a ver de nuevo sus olivares, tan ordenados como siempre, y hasta más jóvenes que nunca, en floreciente crecimiento e invasora extensión. Nosotros solitos nos lo buscamos hace demasiados años cuando, como esforzados hijos de nuestros humildes padres, hicimos los deberes necesarios para ser extrusados o escupidos de la propia tierra. No sabíamos entonces que, esforzándonos por salir adelante, lo pagaríamos caro; pero tuvimos que hacerlo, con tal de que no se repitiera el pobre destino de nuestro querido padre en una fábrica, todo el día recibiendo órdenes y sinsabores, lleno de harina hasta los calcetines. El sabor dulzón de la harina. Aún recuerdo sus besos.
Continuar leyendo «COSAS DE LA MILI»