DE MÉDICOS, DENUNCIAS Y ÉTICA PROFESIONAL

Terrible cosa esta, la de vernos encerrados y sitiados por un cabroncete bichito, un enemigo tan cobarde que ni se deja ver, mientras los demás intentamos reunir las fuerzas necesarias para librarnos de todos los sentimientos negativos que pudieran lastrar nuestro buen Karma, tan necesario y terapéutico durante todo el tiempo que haga falta.
Por eso, ahora, un servidor, prisionero, sin interlocución directa y personal, necesita ir sacando las espinas que hayan podido ir quedando clavadas en el alma con anterioridad para que, liberada la conciencia, quede el necesario sitio en ella para todo lo positivo, para el crecimiento personal y el cuidado de la familia y los nietos.

 Verán, a mi procelosa edad y casi con la ilusión e ingenuidad de un jovenzuelo, siempre soñando con un mundo posiblemente mejor, me integré en una Asociación de mi ciudad, envidiosa ella de llegar ser como «Teruel Existe», su hermana menor, un musculado ente civil de primer orden, ajeno al mundo político.
Y, un buen día, tras no haber podido asistir a reunión alguna y lamentándolo mucho, por ser coincidentes con mi trabajo fuera de la ciudad, aparecí integrado en una Comisión de Sanidad y Cohesión social. Ambiciosa  comisión, pensé, sí señor, aunque la viera trufada de gentes que vinieran de vendimiar en la política o colegios profesionales, cuando no de figurar en auténtica tempestad de movimientos o ambiciones, en otros mil organismos públicos o privados, pero adornados siempre, eso sí, de un tufillo partidista que podría echar para atrás, mirando los Estatutos fundacionales.Pero acabé pensando en que, a lo mejor eran como Lutero, gentes que hartas de ver lo que se había cocido en su Iglesia anterior, venían arrepentidos y a ayudarnos a acabar con el tráfico de indulgencias e influencias padecido por ellos mismos en otros ámbitos.
Pues bien, un tiempo después, el diez de este mismo marzo, cuando aún mucha gente de este país no sabían nada de la pandemia que se estaba fraguando, cometí “la temeridad ética” de comunicar tanto a este Grupo como a otro de la urbanización en que vivo, el que una fuente amiga que, obviamenteno podía desvelar, me había informado que se estaban muriendo demasiadas personas en nuestro hospital por “Neumonías y otros procesos respiratorios”, eufemísticamente llamados, y sin tipificar debidamente en su diagnósticoetiopatogénico. A continuación, varios asociados y vecinos, tras salir de su asombro, no dudaron en darme las gracias en aras de tomar las medidas necesarias de protección para sí y los suyos. Y, curiosamente, ninguno de ellos con afiliación política reconocida. Otros, por el contrario y en menor grado, bien es verdad, también  lo agradecieron, aunque dejando el subliminal tonillo de…venga, venga, Dr. Aranda, no venga de nuevo a tocarnos eso…la conciencia, pontificando como siempre!
La cosa quedó así. No hubo denuncia alguna posterior por escándalo o alarma pública y desde esa noche yo y mi informante, es seguro que conseguimos dormir más tranquilos. Pero claro, los actos valientes suelen venir acompañados de una épica y un eco posterior, por lo que poco tiempo después, alguien que había presenciado algo raro en una Residencia de ancianos de la calle Desengaño, me lo notificó, envolviéndomelo en un lenguaje que no por ser poco literario dejaba de ser preocupante, trasluciendo una realidad que había visto, el que habían sacado un cadáver por la puerta de atrás unos hombres vestidos con un buzo como de extraterrestres, y que venía de estar confinado en una apartada habitación, según pudo enterarse posteriormente por una conocida de dicho centro.
Tras comunicarlo al grupo, siempre pensando en alertar para que alguien pudiera  poner en sobreaviso a los responsables de tomar  las medidas necesarias y protectoras… de una puta vez, no pasó mucho tiempo en que un politizado asociado con “Fuentes en el pórtico de entrada” que nunca había dado señales de vida en mi denuncia anterior, lanzó otro mensaje al Grupo sin resquicio de consideración ni de piedad alguna hacía quién había alertado sobre el inicio de “posibles” muertes raras en nuestras Residencias de ancianos. Y lo hizo, como digo, con unas palabras tan llenas de soberbia y prepotencia como yo sólo creía  posibles en cualquier malcriado señorito de mi andaluza tierra, con una pretendida ironía tan zafia y mediocre como su pobre argumentario…”harto de las tonterías de la gente. Estoy como para que me vengan con treinta y nueve monjas muertas y escondidas”, decía entre otras indigentes cosas, tan indigentes como su propia indigencia intelectual. Era lo último que uno podía esperarse al avisar como médico, para intentar, ingenuo de mí, el que alguien, enterado, se pusiera a poner medidas para cortar la hemorragia de contagios entre nuestros mayores y, que aterrorizados, vemos como hora tras hora, está ocurriendo en otras ciudades, por actitudes, entre otras muchas, tan estúpidas y negligentes como la suya. Ahora, pasados 3/4 días, de infinitas horas de infierno transmisor, sólo sueño con que el número de los fallecidos futuros  puedan ocasionarle tanto a Vd. como a tanto y tanto político frívolo , el insomnio que no han llegado a proporcionarles otras cosas más Podemitas que dijeron en su día.
Tras leer sus pobres palabras, más de puerta de wáter que de persona medianamente normal, preferí quedar en silencio, aunque con el corazón muy lleno de desprecio hacia un hombre con Fuente de malolientes olores. Pero ya, paralizado e inmóvil en casa, como preso de un hechizo, no podía dejar de responderle y despedirme de él, aún con mayor desprecio y lástima por tanta incompetencia como nos está llevando al precipicio sanitario primero y al económico después.
Y porque”la vida de la cárcel, le hace a uno ver las personas y las cosas como son en realidad. Le convierte a uno en piedra. Son los seres de fuera los que están engañados por un mundo en constante movimiento. Los que giran en la vida y coadyuvan a la irrealidad. Nosotros, los que estamos inmóviles, vemos y comprendemos”, que diría el gran Oscar Wilde desde la cárcel a un amigo.
Por todo lo anterior, Sr. Presidente de HuescaSuena, tú, que te has podido sentir también alarmado, como alguno de ellos, los separados de la “Logia”, por mi peculiar proceder, sin ver tan siquiera la otra arriesgada y ética cara de mi moneda, la ofensa por mí recibida,, concédeme  dentro de unos días la baja en nuestra querida Asociación, dejando las horas necesarias para que estas palabras sean leídas en justa reciprocidad de mi réplica, de mi defensa.
Y me despido, tras acabar de ver el video del compañero médico que adjunto, tan consternado e indignado como él mismo, …con sus mismas palabras y en su honor…¡miserables!. Mientras quedo pensando en lo que nos ha dicho y en nuestros encerrados nietos, al borde de la locura. En ellos y en los hijos de los sanitarios,  que nadie los quiere cuidar por miedo al contagio… y de lo que tampoco quiere hablar ni solucionar nadie.
Que el buen Dios, si existiera, siga protegiéndonos a todos los hombres de buena voluntad, mejor de lo que hasta ahora lo ha sabido hacer.
Salud, amigos.
Luis Manuel Aranda
Médico Otorrino
Huesca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *